Norma

447
Título
Resumen Prohibido dentro del municipio, producir, causar, estimular, o provocar ruidos molestos
Descripción
Organismo
Fechapublicacion
Año 1981
Documento 789f7324da099bb234ced94c83135c8b.pdf
BOM 1981-08-26
Texto

 

CORRIENTES, 14 DE OCTUBRE DE 1966.-

 

ORDENANZA Nº 447

 

V I S T O:

La imperativa necesidad de ordenar disposiciones en un cuerpo legal que otorguen al Departamento Ejecutivo facultades para reprimir los ruidos molestos de cualquier origen dentro del ámbito del municipio, y;

 

CONSIDERANDO:

 

Que, sobre la base de normas idóneas puede obtenerse, indudablemente, el resultado positivo que se procura mediante la acción coordinada, permanente y efectiva a desarrollarse por intermedio de la INSPECCION GENERAL MUNICIPAL (Dirección de Tránsito), Electrotécnica y Dirección de Obras Públicas con el arbitrio de un plan racional de distribución de tareas.

 

Que, dados la expansión apreciable, la densidad demográfica en constante crecimiento el dinamismo múltiple de la Ciudad Capital de Corrientes, corresponde instituir un sistema que tienda en lo fundamental y conveniente, a evitar toda causa de perturbación de la tranquilidad y reposo o que origine perjuicios materiales o morales a la población.

 

Por ello y en uso de las atribuciones no restrictas en la materia, prevista en la Ley Orgánica respectiva y las Directivas Particulares emergentes del Estatuto de la Revolución Argentina del 28/VI/966.

 

EL INTENDENTE MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE CORRIENTES

DECRETA CON FUERZA DE ORDENANZA

 

ART. 1º.- QUEDA terminantemente prohibido dentro del municipio, producir, causar, estimular, o provocar ruidos molestos, superfluos o extraordinarios, cualquiera sea su origen, cuando por razones de la hora y lugar o por su grado de intensidad, perturben o puedan perturbar la tranquilidad o reposo de la población o causar cualquier perjuicio material o moral.

La responsabilidad de los que produzcan, causen, estimulen o provoquen ruidos en las condiciones establecidas en el párrafo anterior, se extiende a los que causen las cosas o animales de su propiedad, o de que se sirvan, o que estén a su cuidado o guarda.

 

ART. 2º.- La prohibición a que se refiere el artículo precedente, alcanza por igual a los ruidos tolerados o impuestos por reglamentaciones administrativas para la seguridad pública, si se produjeran con exceso o innecesariamente.

 

ART. 3º.- Las normas de esta reglamentación serán aplicables a toda persona domiciliada o transeúnte, de existencia natural o jurídica, y comprenden a los vehículos de cualquier naturaleza o tracción, matriculados en esta ciudad o en otro punto de la República o del extranjero.  

 

ART. 4º.- Prohíbese el uso de equipos amplificadores con altoparlantes, ya sean en locales abiertos o cerrados en clubes deportivos, instalaciones de otra índole, casas de comercio, etc., sin limitación alguna de horario, e igualmente, de modo terminante, la colocación de aparatos de radiotelefonía, reproductores de música y/o televisores con proyección a la vía pública, directa o por conexiones, con fines de atracción comercial o de otra especie.

 

ART. 5º.- El Departamento Ejecutivo otorgará permisos circunstanciales para el empleo y uso de equipos amplificadores con altoparlantes únicamente en los siguientes casos:

a) Para reuniones danzantes o festivales artísticos – deportivos en locales abiertos o cerrados.

b) Para actos públicos o políticos.

Para la concesión de estos permisos, las personas, entidades o instituciones interesadas deberán solicitar con una antelación mínima de SIETE DIAS por escrito y con el sellado reglamentario, las autorizaciones pertinentes. La presentación se hará directamente ante la inspección general con especificación concreta del lugar del baile o acto público, horario de los mismos y de los elementos mecánicos a utilizarse.

 

ART. 6º.- Las oficinas de Espectáculos Públicos, Electrotécnica y Ornamentación o de Tránsito, según corresponda, informarán dentro de las VEINTICUATRO HORAS, en forma concreta, sobre la conveniencia o no del empleo de altoparlantes, en relación al sitio y las horas; sobre el número, posición y altura de tales dispositivos; sobre el volumen que corresponde fijar el equipo amplificador y sobre cualquier otro detalle o aspecto propios de la naturaleza del asunto planteado.

La información a producirse deberá tener en cuenta, de manera invariable, la intención básica que persigue el presente régimen.

 

ART. 7º.- Prohíbese después de las 23 y hasta las 7 horas los gritos, cantos y conversaciones en voz alta en la vía pública o cuando estos se produjeren en locales de cualquier naturaleza, siempre que dichos ruidos trasciendan y sean percibidos por los vecinos.

Quedan asimismo prohibidos de modo absoluto, los fuegos de artificio, el uso de petardos y de todo otro elemento productor de ruidos molestos, la patinación sobre aceras y calzadas, los cantos y conciertos vocales y las ejecuciones musicales en la vía pública, salvo cuando hayan sido expresamente autorizados por el Departamento Ejecutivo.

 

ART. 8º.- Prohíbese el pregón de mercaderías y objetos de toda índole (rifas, billetes de lotería, etc., etc.), como también la propaganda de cualquier condición desde el interior de los locales o en la vía pública, cuando sea hecho de viva voz o por aparatos productores o difusos de sonidos.

 

ART. 9º.- El uso de las bocinas en los vehículos de cualquier categoría queda limitado a la especificación normativa del “Reglamento General de Tránsito” Art. 87 Inc. b)”. No serán habilitados ni podrán circular por las arterias del municipio, los vehículos de tracción mecánica desprovistos de silenciadores de escape.

 

ART. 10º.- Queda terminantemente prohibido el uso de escape libre en todo el perímetro del municipio. Los vehículos a tracción mecánica que por mal funcionamiento de su silenciador o caño de escape, produzcan ruidos molestos, serán penados como si tuvieran escape libre.

 

ART. 11º.- Tampoco podrán circular los vehículos de cualquier clase que produzcan ruidos molestos o excesivos, debido a ajuste defectuoso o desgaste del motor, frenos, palancas, carrocería, rodajes u otras partes de los mismos, o cuando adolezcan de defectos determinantes de un funcionamiento anormal.

 

ART. 12º.- Los vehículos destinados a fines de propaganda comercial, política, religiosa, etc., solo podrán circular poro la vía pública mediante autorizaciones del Departamento Ejecutivo.

 

ART. 13º.- Los cantos, gritos o ruidos molestos producidos reiteradamente por animales domésticos en la vía pública o en el interior de locales o casas – habitación, caen igualmente bajo sanción de este régimen.

 

ART. 14º.- Las canchas de bochas, bowling y juego de sapo u otra especie similar, podrán funcionar desde las 7 horas hasta las 24 horas.

 

ART. 15º.- En las cercanías o inmediaciones de los Sanatorios, Hospitales y Bibliotecas, queda prohibida la emisión de ruidos molestos o sonidos y las celebraciones de juegos de destreza susceptibles de turbar en medida apreciable el silencio que es indispensable en aquellos lugares.

 

ART. 16º.- En los locales públicos o privados y construcciones de diversa índole, donde se trabaje durante la noche, deberán adoptarse estrictamente las precauciones necesarias para no perturbar el reposo de los vecinos.

 

ART. 17º.- Deróganse las concesiones que pueda otorgar el Código de Edificación sobre “aberturas en paredes medianeras” cuando en el local de que se trata y por la actividad que desarrollan (talleres, chapería, etc.), produzcan ruidos molestos, que se propaguen al exterior. (Código Civil – Arts. 2618 y 2737).

 

ART. 18º.- En el caso que se tratare de ruidos cuya clasificación como “molestos” ofreciere dudas y siempre que no estimaren superfluos o innecesarios, podrá recabarse opinión al Servicio Médico Municipal, para precisar su calificación a tener de las conclusiones de la ciencia médica.

El Departamento Ejecutivo con tal fundamento, resolverá lo pertinente en cada caso.

 

ART. 19º.- La inspección general, por intermedio de sus Oficinas de INSPECCION, TRANSITO y colaboración de la Dirección de Obras Públicas, tendrán a su cargo el cumplimiento estricto de esta reglamentación, debiendo coordinar ente sí, la distribución de la labor respectiva.

Las jurisdicciones aludidas deberán elevar anualmente (2º quincena de enero) un proyecto sobre plan de acción en base a los progresos que en materia se vayan experimentando.

 

ART. 20º.- Establécese la siguiente escala de penalidades, por infracciones comprobadas por las Reparticiones correspondientes. I- Multas variables desde QUINIENTOS A CINCO MIL PESOS NACIONALES, por transgresiones diversas, excluyendo las relativas al uso indebido de amplificadores y altoparlantes. II- Multas desde DOS MIL QUINIENTOS A DIEZ MIL PESOS NACIONALES, por infracciones vinculadas a equipos amplificadores y altoparlantes, la primera vez. III- CLAUSURA definitiva del local, en caso de reincidencia.

 

ART. 21º.- El Departamento Ejecutivo Municipal solicitará la más amplia colaboración policial a la Jefatura de Policía de la Provincia, mediante la nota de estilo, con transcripción autenticada de este Ordenanza.

 

ART. 22º.- Derógase todas las disposiciones vigentes en la materia y que se opongan al cumplimiento de este régimen.

 

ART. 23º.- Disposiciones transitorias: a) No dar trámite a ninguna solicitud para instalación de amplificadores, con fines de propaganda comercial, etc. b) Las empresas autorizadas a la fecha, tienen plazo definitivo para terminar sus actividades, el 30/VI/67.

 

ART. 24º.- Elévese al Poder Ejecutivo de la Provincia, solicitando su correspondiente homologación.

 

ART. 25º.- Comuníquese, publíquese, y dése al Registro Municipal.

 

 

FRANCISCO JOSÉ TREVIÑO

Coronel (RE)

Intendente Municipal

JUAN RAMÓN MIRANDA

Secretario General

 

 

 

Texto actualizado
keyboard_return Descargar PDFfile_download